Noticias

2014-08-15

El Ataque de los Chinos

El Ataque de los Chinos

Un sector que reanudará hostilidades apenas inicie el año, es el de los fabricantes de teléfonos celulares. En la primera semana de enero, la compañía china ZTE arrancará una intensa campaña para promover entre los jóvenes mexicanos sus nuevos aparatos de la serie Blade, incluido uno que tiene un precio de $ 1,000 pesos y que la compañía espera posicionar como el Smartphone más barato del mercado mexicano.

La campaña será en video y sólo para redes sociales, costará 1.5 millones de dólares y buscará convencer a jóvenes, que por definición son usuarios intensivos de celulares, al margen de que muchos de ellos no pueden costearse un Smartphone.

Por $ 1,000 pesos, ZTE ofrecerá un teléfono con conexión a Internet, cámara de video y fotográfica de dos pixeles y TV analógica. “Somos los únicos en el mercado mexicano que ofrecemos, a bajo costo, la posibilidad de ver en un Smartphone la TV en vivo, [por ejemplo] un partido de fútbol”, dice Xiong Hui, vicepresidente de Ventas de ZTE Corporation.

ZTE es un conglomerado chino con negocios de manufactura de equipo y operación de telecomunicaciones, con ventas globales por 6,166 MDD, y que busca escalar posiciones en el mercado a través de los smartphones. Conforme más mexicanos logren comprarse un teléfono inteligente, el mercado de celulares en México, hoy valuado en 2,500 MDD, intensificará su crecimiento.

Hasta 2012, solo una quinta parte de los mexicano acedia a Internet mediante su celular, pero esa cifra ha cambiado rápidamente. En l o que va de este año, uno de cada tres teléfonos vendidos es un smartphone, dice en un correo electrónico Tuong Nguyen, analista de Gartner. Eso hace que México sea de alto interés para las compañías de celulares, que impulsan a más consumidores a cambiar su feature phone (teléfonos con aplicaciones extendidas pero en menor número que un Smartphone y más económicos) por un Smartphone, agrega Nguyen.

La coreana Samsung vende uno de cada tres celulares en México, en tanto que la china TCL y la noruega Nokia se disputan el segundo lugar. Hui espera que Blade permita a ZTE desplazar competidores y pasar del quinto lugar actual al tercero. Samsung es primero porque ofrece una diversidad de aparatos, desde avanzados smartphones hasta feature phones, y ha sido agresiva en bajar precios, dice Nguyen.

Chinos al Habla
Pese a que la economía mundial no está en su mejor momento, las ventas globales de celulares no se detienen. Después de una caída el año pasado, este 2013 los consumidores recuperaron la confianza y compraron, en el segundo trimestre, 432.1 mioones de aparatos, una cifra 6% mayor que un año antes y ligeramente por encima que la del primer trimestre, según la consultora IDC.

Conforme los celulares se vuelven un commodity, los fabricantes asiáticos toman la delantera. La reducción de márgenes como resultado de la competencia entre fabricantes obliga a masificar la producción y, por ende, el uso, de teléfonos inteligentes para asegurarse ciertas ganancias.

Entre abril y junio, en el mundo se vendieron 237.9 millones de smartphones y, salvo por la estadunidense Apple y su emblemático iPhone, los mayores vendedores fueron los fabricantes coreanos y chinos entre ellos ZTE. “Estamos jugando en el límite (de la rentabilidad) para no tener pérdidas y satisfacer al consumidor”, afirma un colaborador de Hui.

La compañía china no es una recién llegada al país. De los 34 millones de handset (dispositivos individuales portables) que se venden en México, 2.5 millones llevan su logo. A la par del KIS II de 1,000 pesos, ZTE ofrecerá otros dos modelos con capacidades ampliadas, con sistema operativo Android y a un precio de 1,500 y 1,800 pesos.

Otros fabricantes también quieren llegar a los punteros. En octubre, Motorola lanzó su Moto G de 2,800 pesos para consumidores que aún no tienen un Smartphone. Pero el producto que más confronta al KIS II es el Asha de la sueca Nokia, lanzado en esos mismos días a un precio de 1,000 pesos.

La agresiva política de precios de Android ha sido importante para atender la alta demanda de smartphones entre los jóvenes, para quienes el precio es siempre una limitante, y ha permitido a este sistema operativo duplicar su volumen año tras año y estar alojado en 82% (de un total de cinco millones) de smartphones que circulan en el país, dice Gartner.

La diferencia del Asha es que su precio es una promoción conjunta entre Nokia y la telefónica Movistar; mientras que el precio del KIS II está dado por ZTE y, por tanto, el comprador puede elegir al operador. Detrás de ese matiz hay un cambio de enfoque: de dedicarse a vender sus aparatos sólo a través de las telefónicas, ahora ZTE también hará labor de ventas directamente con los consumidores, lo que significará campañas de publicidad masiva, informa Hui.

La elección de México no es casual. Para ZTE, México es su tercer mercado más importante, después de China y Estados Unidos; al tiempo que aprovechará la presencia de dos operadores clave para fortalecer su presencia en América Latina, como son América Móvil y Telefónica.

Los chinos ya están aquí y quieren pelear en la industria de la telefonía celular. F.

Source: FORBES

VOLVER